Jeep Safari Menorca > Camí de Cavalls Gr-223

Camí de Cavalls Gr-223

El GR-223, conocido como Cami de Cavalls (Camino de Caballos), es un sendero de Gran recorrido que circunvala la isla de Menorca.

“El Camí de Cavalls no es, tan sólo, un camino hecho de la suma de veredas o senderos, que da la vuelta a la isla, sino un patrimonio colectivo que forma parte de nuestra identidad”. Esta frase de J. Gomila ilustra el sentimiento de los menorquines hacia el Camí de Cavalls, itinerario que nos permitirá disfrutar de la variedad paisajística, de los elementos etnológicos de la isla y observar el contraste entre las zonas urbanizadas y las vírgenes.

HISTORIA

Los orígenes de este antiguo sendero costero son poco conocidos. Se sabe que, en el siglo XIV, ya existían algunos tramos que facilitaban la defensa de la isla y que, más adelante, la construcción de torres de vigilancia costera contra las incursiones de los piratas hizo más necesaria la existencia de un camino perimetral que diese la vuelta a la isla. En el siglo XVIII la administración inglesa lo consideró como Camino Real y, paralelamente, ya se utilizaba como vía de comunicación de uso público.

ÉPOCA REIVINDICATIVA

El coraje del pueblo menorquín canalizado a través de la Coordinadora para la defensa del Camí de Cavalls ha conseguido la reapertura de este importante patrimonio etnológico, histórico y paisajístico. No ha sido fácil: desde 1996, las excursiones reivindicativas y la presión popular obligaron a los poderes políticos a promulgar en el año 2000 la “Llei del Camí de Cavalls”. Posteriormente, el Plan Especial estableció su recorrido y ha posibilitado los convenios y las expropiaciones ya que atraviesa 120 fincas privadas. Desde el año 2010, después de su acondicionamiento y marcaje, ya se puede disfrutar a pie, en bicicleta o a caballo. A finales de 2010, sólo faltaba señalizar los recorridos por zonas urbanas, mejorar algunos tramos (en especial para los caballos) y añadir algunos indicadores direccionales.

DATOSTÉCNICOS

El Camí de Cavalls tiene una longitud de 185 km y se ha dividido en 20 etapas. Aunque su máxima altura sea sólo de 125 metros, el desnivel acumulado llega a los 4000. Al tratarse de un recorrido circular se puede comenzar en cualquier punto, pero el km 0 está situado en la Culàrsega del Puerto de Maó desde donde arranca la etapa 1. Se ha homologado como GR 223 y está señalizado con estacas cuadradas cada 50-100 metros y paneles informativos en el inicio de las etapas.

Las más de 100 barreras que se han de cruzar son un reflejo de que, actividades tradicionales como la ganadería, siguen en activo en los alrededores del camino.